JOAQUÍN PIQUERAS REPLICANTE


Joaquín Piqueras recitando su poema más polémico.

ORFEO REPLICANTE

Hemos nacido para ser estrellas,
       si no en el cielo,
                        sí en el cieno de los programas de televisión,
                                   en los programas de la estulticia en directo.
 Para ser vida
que se desnuda sin ningún tipo de pudor
            y sin ninguna otra intención que exhibir las ridículas
dimensiones de nuestro seso.
Hemos nacido para ser producto de supermercado
con la fecha de caducidad impresa
 en el culo.  Furor de abrebraguetas
todas las noches en vivo. Y cuerpos esculturales,
y tetas, porque sin tetas
                        no hay paraísos para usos onanistas.
                                   Proliferan los gimnasios,  iglesias del siglo XXI,
las dietas milagro, el culto al cuerpo, el repudio de la mente
 y del pensamiento libre,
                        mientras éste expira en las aulas de la ESO.
Venga carne,
carne engalanada,
carne con 0  % de materia grasa,
carne con 0% de materia gris,
carne sin verbo,
carne retrotraída a la época de las cavernas,
carne que no ha descubierto
aún la segunda articulación del lenguaje,
sólo el balbuceo infantil,
el da da de los SMS, ns dams x satisfexos
con nuestra educación
sin esfuerzo, con nuestra promoción sin esfuerzo,
con nuestra titulación sin esfuerzo,
y te damos gracias, señor presidente de turno,
que ahora disfrutas de tu hora All- Bran,
 mientras miles de niños
mueren de hambre en el mundo,
por pensar por nosotros,
por hacernos disfrutar del don de la ignorancia.

(De Los infiernos de Orfeo, 2010)

10 comentarios:

Isidoro Sánchez. dijo...

Una vez limpio el sable, se puede guardar hasta la próxima.
No tardes en sacarlo, Joaquín; que me encanta verlo relucir a la luz de las tinieblas.

Un abrazo.

Madelyne Blue dijo...

Qué duro, qué auténtico, qué gran poema. La parte de la educación ( titulación, promoción) sin esfuerzo creo que nos toca en particular a los que gozamos y sufrimos la profesión de educadores ( y sus extrañas leyes al servicio de unos intereses tan turbios como ignorantes). Besos.

Joaquín Piqueras dijo...

Muchas gracias, Isidoro. Ese sable no tardará, pienso, en relucir. Y lo hará, cómo no, a la luz de las tinieblas.

Un abrazo, camarada de armas.

Joaquín Piqueras dijo...

Muchas gracias, Madelyne. Sí, es un poema duro, pero refleja la realidad. Aquí no hay nada de ficción y los que nos dedicamos a la enseñanza lo sufrimos en nuestras propias carnes año tras año, sin que se ponga ningún tipo de solución, porque no interesa.

Besos y felices vacaciones.

Sergio dijo...

QUÉ BUENO. VERDADES COMO PUÑOS, COMPAÑERO.

UN ABRAZO, FELICES VACACIONES.

Joaquín Piqueras dijo...

Gracias, Sergio. Igualmente, felices vacaciones. Nos vemos. Un abrazo.

LEONARDO dijo...

Lúcido y necesario poéma. Comparto tu actitud, guerra a muerte a la conjura de los necios, a la mentira, a la prosa tripuda, a la podredumbre, a la Civilización entera.
Fuerza y salud.

Joaquín Piqueras dijo...

Muchas gracias, Leonardo. Guerra, pues, a la estupidez generalizada.
Fuerza y salud, camarada.

acróbata dijo...

Tantas verdades juntas abruman. Una radiografía que muestra esta sociedad de consumo e imagen que hemos creado, un monstruo que amenaza con engullirnos, eso sí, por supuesto teletransmitido para todos los ansiosos televidentes que reclaman más sangre. En cierto modo somos dignos herederos de esa Roma Imperial que terminó engullida por su propia avaricia.

Saludos Joaquín.

Joaquín Piqueras dijo...

Es una reflexión que yo comparto plenamente, Tomás. Muy bueno lo de la
digna herencia de la Roma Imperial. Un abrazo.