EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE

.


Sé que siempre vas a estar ahí,
grandullón, sacándome las castañas
del fuego, esperando paciente que me vuelva
a caer, para recoger
los despojos de mi orgullo,
pero te pido, por favor, que basta,
que ya me has ayudado bastante,
déjame que sea yo, aunque sea
por una vez, quien mate a Liberty
Valance o al menos déjame morir
en el intento, con mi orgullo
intacto, y piensa, grandullón,
que tú ya hiciste lo tuyo
al traerme a este mundo.
.
(De Tomas falsas V. O., de próxima publicación)